La Anunciación del Señor - Marzo 25

"Cuando el Señor entró en el mundo dijo: Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad". Heb 10, 5-7

En medio de este hermoso ambiente penitencial y de conversión festejamos la gran solemnidad de la Anunciación del Señor, que tomó su nombre de la Buena Nueva anunciada por el Arcángel Gabriel a la Santísima Virgen María, referente a la Encarnación del Hijo de Dios. Era el propósito divino dar al mundo un Salvador, al pecador una víctima de propiciación, al virtuoso un modelo, a esta doncella que debía permanecer Virgen, un Hijo y al Hijo de Dios la naturaleza humana, capaz de sufrir el dolor y la muerte, con tal de que Él pudiera darnos la salvación a precio de su Santísima Sangre. El Papa Francisco ha manifestado que en la Anunciación, el Mensajero de Dios la llama (a Santa María) llena de gracia y le revela este proyecto. Maria responde 'sí' y desde aquel momento la fe de María recibe una luz nueva. se concentra en Jesús, el Hijo de Dios que de Ella ha tomado carne y en quien se cumplen las promesas de toda la historia de la salvación. La fe de María es el cumplimiento de la fe de Israel, en Ella está precisamente concentrado todo el camino, toda la vía de aquel pueblo que esperaba la redención, y en este sentido es el modelo de la fe de la Iglesia, que tiene como centro a Cristo, encarnación del amor infinito de Dios". El mundo no iba a tener un Salvador hasta que Ella hubiera dado su consentimiento a la del ángel. Lo dio he aqui el poder y la eficacia En ese momento, el misterio de amor y misericordia al género humano miles de años atrás, predicho por tantos profetas y deseado por tantos santos, se realizó sobre la tierra. Que en este sábado de Cuaresma recordemos con alegría el anuncio de la llegada del Mesías esperado: "No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo" (Lc 1, 26-38)

San José, esposo de la Santísima Virgen María - Patrono de la Iglesia Universal - Marzo 20

Probablemente San José nació en Belén, la ciudad de David (del que era descendiente) y se cree que vivía en Nazaret. Se merece todo nuestro reconocimiento y devoción por el modo en que supo custodiar a la Virgen Santa y a Jesús. En el plan reconciliador de Dios, San José tuvo un papel esencial: Dios le encomendó la gran responsabilidad y privilegio de ser el padre adoptivo del Niño Jesús y esposo de María Santísima. San José, el santo custodio de la Sagrada Familia, es el santo que más cerca está de Jesús y de la Virgen María. Es "custodio" porque, como lo dice el Papa Francisco, "sabe escuchar a Dios, se deja guiar por su voluntad, y es sensible a las personas que se le han confiado; sabe cómo leer los acontecimientos, está atento a lo que le rodea, y sabe tomar las decisiones más sensatas. En él, queridos hermanos, vemos cómo se responde a la llamada de Dios, con disponibilidad y con prontitud; pero vemos también cuál es el centro de la vocación cristiana: Cristo". Su culto se convirtió en fiesta de precepto en el siglo XVII El Papa Pío IX lo proclamó patrono de la Iglesia universal en 1870 y el Papa San Juan XXIII introdujo su nombre en el canon romano. En esta Solemnidad de San José, encomendamos a todos los matrimonios del mundo, orando especialmente por los esposos, para que cada día se mantengan firmes en la decisión de amar y ser fieles, a ejemplo de San José.

Aniversario del Pontificado del Papa Francisco - Marzo 13

Su nombre es Jorge Mario Bergoglio, Nació en Buenos Aires, Argentina, el 17 de diciembre de 1936. Fue elegido Papa el 13 de marzo de 2013, y se convirtió en el Papa número 266 de la Iglesia Católica. Antes de ingresar a la Compañía de Jesús, se desempeñó como técnico químico para luego dejarlo todo por Cristo. En 1969 fue ordenado presbítero; más adelante, el 20 de mayo de 1992, San Juan Pablo ll lo designó como obispo titular de Oca y auxiliar de Buenos Aires. En 2001 fue elegido cardenal y participó del cónclave que eligió al Papa Benedicto XVI. Al ser elegido Papa tomó el nombre de San Francisco (de Asís), hombre caracterizado por su humildad disponibilidad para servir. También se convirtió en el primer pontífice latinoamericano y el primero no europeo desde el sirio Gregorio III fallecido en 741 d.C. Eligió como lema de su pontificado "miserando atque eligendo" (lo miró con misericordia lo eligió), y ha trabajado por mover y a la Iglesia a una renovación desde el servicio a los más necesitados Tras cuatro años de pontificado, ha enriquecido el Magisterio de la Iglesia con encíclicas como Lumen fidei (la luz de la fe), Laudato si (alabado seas: sobre el medio ambiente); y exhortaciones apostólicas como Evangelii gaudium (la alegría del Evangelio) y Amoris Laetitia. De las canonizaciones que ha presidido sobresalen la de Santa Laura Montoya, San Juan Pablo II, San Juan XXIII y la Madre Teresa de Calcuta.

Miércoles de Ceniza - Marzo 01

"Te compadeces de todos, Señor, y no odias nada de lo que has hechto; cierras los ojos a los pecados de los hombres, para que se arrepientan. Y los perdonas, porque Tu eres nuestro Dios y Señor. (Sab 11, 24-25, 27) 

Al empezar este nuevo mes, la liturgia de la Iglesia presenta el inicio del tiempo de la Cuaresma, y su razón de ser es la preparación para la Pascua. Nos preparamos desde la escucha de la Palabra de Dios, la penitencia, la oración y la limosna, para tener una experiencia personal y comunitaria de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo (Misterio Pascual). Todos los cristianos católicos vamos al templo para recibir la ceniza en la frente como un signo de conversión, es decir, de volver sinceramente al corazón de Dios. La ceniza no se pone por agüero, sino porque es una invitación a dejarnos reconciliar con Dios y volver a Él de todo corazón. Bien nos llega la exhortación del Papa Francisco que dice: "Si hay necesidad de volver es porque nos hemos alejado. Es el misterio del pecado: nos hemos alejado de Dios, de los demás, de nosotros mismos. No es difícil darse cuenta de ello: todos sabemos cuánto nos cuesta tener verdadera confianza en Dios, confiar en Él como Padre, sin miedo; qué difícil es amar a los demás, sin llegar a pensar mal de ellos; cómo nos cuesta realizar nuestro bien verdadero, mientras que nos atraen y seducen muchas realidades materiales, que desaparecen y al final nos empobrecen. Junto a esta historia de pecado, Jesús inauguró una historia de salvación". Que al recibir la ceniza y la exhortación "conviértete y cree en el Evangelio" o "acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás", reflexionemos sobre nuestro modo de vida, si es acorde al Evangelio, y a la vez pidamos la gracia de Dios para seguirlo con radicalidad y total entrega. No somos autosuficientes, necesitamos de Dios, de su gracia, misericordia y amor. Empecemos de la mejor manera este nuevo tiempo litúrgico, como si fuera el primero y el último de nuestra vida, para llegar purificados y liberados del pecado al día glorioso de la Pascua.

9 cosas que conviene saber sobre el Miércoles de Ceniza

Comienza la Cuaresma, el desayuno ha sido hervidero de preguntas de mis hijos. Seguro que a más de uno también le ayudan.

1.- ¿Qué es el Miércoles de Ceniza?
Es el día en el que comienza la Cuaresma. No es el día en el que acaba el Carnaval. Siempre cae en miércoles (parece obvio, pero alguno duda todavía) y da igual que el año sea bisiesto porque se cuenta hacia atrás desde la Misa de la Cena del Señor.

Misal Romano: En la Misa de este día se bendice y se impone la ceniza, hecha de los ramos de olivo o de otros árboles, bendecidos en el Domingo de Ramos del año precedente.

2.- ¿Dónde se compra la Ceniza?
En ningún sitio. Se obtiene de quemar los ramos bendecidos el Domingo de Ramos del año anterior. Muchas familias guardan los ramos o las palmas y los llevan a la parroquia los días previos.

3.- ¿Por qué se impone la ceniza?
Es un símbolo, (Directorio sobre la piedad popular y la liturgia, 125). El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las Cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual.

4.- ¿A quién se puede imponer?
No hace falta ser católico para que te impongan la ceniza. De hecho, muchos catecúmenos participan en la ceremonia en preparación para su bautismo el día/noche de Pascua de Resurrección. Digamos que, en este sentido, es un «día de puertas abiertas»: creyente o no, niño, adolescente, maduro, mayor sin madurar o anciano. Todos. Los ateos habituales comentaristas de este blog también.

5.- ¿Cómo y cuándo se impone?
No hay reglas fijas. Depende del ámbito cultural y de las costumbres locales.
En los países de tradición latina, las cenizas se imponen más hacia el pelo que en la frente, espolvoreando. En los países del ámbito anglosajón, con agua bendita se hace una pasta y se suele «marcar la frente».

Después de la homilía, el sacerdote bendice las cenizas y las rocía con agua bendita. Luego se impone con una de estas dos fórmulas:
Conviértete y cree en el Evangelio. O,
Recuerda que eres polvo y al polvo volverás. 

En el Misal romano dice que mientras se canta. Creo que no es una simple sugerencia.

6.- ¿Es obligatorio?, ¿es día de precepto?
No, no es obligatorio, y no, no es día de precepto. Aunque curiosamente sin «ser obligatorio» y siendo día laborable, suele aumentar considerablemente la asistencia a la Santa Misa ese día. Tampoco es «obligatorio» confesarse. Pero, sinceramente, me parece una extraordinaria oportunidad. Tan extraordinaria como la que disfrutan los sacerdotes para explicar bien las cosas.

7.- ¿Cuánto tiempo hay que tener la ceniza en la cabeza o la frente?
Lo que quieras. Los hay que se lo quitan al volver al banco, en especial señoras. Otros, como testimonio, esperan a que desaparezca naturalmente.

8.- ¿Hace falta que la imponga un sacerdote?
La bendición, como todo sacramental, sólo un sacerdote o un diácono. Para la imposición pueden ser ayudados por laicos.

Puede hacerse fuera de la celebración de la Misa: La bendición e imposición de la ceniza puede hacerse también fuera de la Misa. En este caso es recomendable que preceda una liturgia de la palabra, utilizando la antífona de entrada, la oración colecta, las lecturas con sus cantos, como en la Misa. Sigue después la homilía y la bendición e imposición de la ceniza. El rito concluye con la oración universal, la bendición y la despedida.

9.- ¿Es obligatorio el ayuno y la abstinencia?
El Miércoles de Ceniza no hay obligación para los católicos de imponerse la ceniza, pero sí de hacer ayuno y abstinencia según las normas generales y las particulares de cada diócesis. El ayuno es obligado, al igual que el Viernes Santo, a los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de los límites también se puede. Consiste en hacer solo una comida fuerte al día.

La abstinencia de comer carne es obligada desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también lo son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de sacrificio/mortificación.

H/T Jimmy Atkin.

¿Qué es el Miércoles de Ceniza?

El comienzo de la Cuaresma y el camino hacia la Pascua.

"Vuelvan a mí de todo corazón, con ayuno, con llantos y con duelo. Desgarren su corazón y no sus vestidos, vuelvan a Yahvé, su Dios, porque Él es clemente y compasivo, lento a la cólera, rico en amor, y se retracta de las amenazas". Joel 2, 12-13 
Queridos hermanos, durante este mes nos reunimos en torno a la Virgen María (bajo la advocación de Lourdes), a nuestros hermanos enfermos y a la Cátedra de San Pedro. Con ello, no podemos perder de vista el amplio marco de la liturgia, por lo que también debemos dirigir nuestra mirada al mes que viene, pues en él celebraremos la Cuaresma. Por calendario, marzo coincide perfectamente con el inicio de este tiempo litúrgico: ambos inician un miércoles, el de ceniza. Es necesario, por lo tanto, dedicar por lo menos un tiempo de febrero para disponernos a esta nueva etapa del ciclo litúrgico, de manera que llegue y no nos tome por sorpresa. 

El primero de marzo es Miércoles de ceniza, lo que significa que la Pascua de nuestro Señor se acerca con rapidez. ¿Vamos a esperar hasta el final para disponer nuestro corazón y nuestra alma? A continuación brindamos una serie de indicaciones para prepararnos para este tiempo. 

¿Qué es la Cuaresma? 
Es el período de cuarenta días que dispone la Iglesia, antes de la celebración de la Pascua del Señor, para que los cristianos hagan penitencia, ayuno y obras de caridad, manera que su cuerpo y su espíritu se reserven para el acontecimiento central de nuestra fe la resurrección Hijo de Dios. La cuaresma, por lo tanto, no es un tiempo de tristeza, sino de alegría, recogimiento y esperanza, pues se ve ya próximo el momento en el que el Señor cumplirá sus promesas y nos dará la salvación. De aquí la primera indicación: no vivamos estos cuarenta días con amargura, sino con entusiasmo; participemos de la Sagrada Eucaristía y del Sacramento de la Reconciliación, para que nuestra oración, ayuno y penitencia no reflejen al mundo dolor, sino amor por el amor que El nos tiene. 

"La razón de ser del Tiempo de Cuaresma es la preparación para la Pascua: la liturgia cuaresmal prepara a celebrar el Misterio Pascual tanto a los catecúmenos, haciéndolos pasar por diversos grados de iniciación cristiana, como a los fieles que rememoran el Bautismo y hacen penitencia. El Tiempo de Cuaresma abarca desde el Miércoles de ceniza hasta la Misa de la Cena del Señor, el Jueves Santo Desde cuando se inicia la Cuaresma hasta la Vigilia Pascual, no se dice ALELUYA" (Normas Universales sobre el Año Litúrgico y sobre el Calendario, nn. 27-31).

¿Qué es el Miércoles de Ceniza? 
La Cuaresma tiene una celebración para marcar su inicio y su sentido: la imposición de la ceniza. "En el siglo IV la Cuaresma empezaba un domingo pero debido al deseo de que los días de ayuno fueran exactamente cuarenta -como los de Jesús en el desierto (Mateo 4, 1-11)-, y teniendo en cuenta que en los domingos no se ayunaba, se decidió en el siglo VI comenzar la Cuaresma cuatro días antes, el miércoles. En los primeros siglos de la Iglesia, la ceniza era recibida por los pecadores públicos arrepentidos. El rito de la ceniza para todos los fieles se generalizó hacia el año 1000 por orden del Papa Urbano II" (C. Floristán). La ceniza se obtiene por la combustión de las palmas o ramos del año anterior. Se impone sobre la frente con frases como: "Conviértete y cree en el Evangelio" o "Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás".

La palabra "ceniza" proviene del latín cinis, que significa "polvo". En el Antiguo Testamento tiene el mismo significado que "polvo": pecado o fragilidad humana, ya que mancha, es perecedera y no tiene valor. La ceniza de la nulidad y pequeñez humana frente a la grandeza de Dios, pero también es una invitación a superar, por su Gracia, las debilidades. Antiguamente, los creyentes se cubrían la cabeza con ceniza para demostrar que estaban haciendo penitencia o que se reconocían públicamente como pecadores, por tanto, también es considerada como símbolo de la muerte y de la nueva vida. 

De esta manera se comprende que la ceniza en nuestras frentes es más que un signo vacío, es muestra del deseo de configuración con la voluntad del Señor, como también de nuestro amor y deseo de perdón a El y a los hermanos que hemos ofendido. Por tanto, no es congruente vivir este día, o la cuaresma en sí misma, sin asistir al Sacramento de la Reconciliación realizar obras de misericordia. Recordemos que Dios ama y perdona a los corazones arrepentidos y comprometidos con el cambio. Por otra parte desde este día, la Iglesia nos invita a ayunar, que no es solo abstenernos del alimento, sino orar y ayudar a quienes pasan necesidades materiales. El ayuno obliga a los mayores de 18 años y hasta los 59 anos cumplidos, según indicaciones de la Conferencia Episcopal de Colombia. 

Oración de preparación para la Cuaresma y para el Miércoles de Ceniza 
Realizarla el martes 28 de febrero 
Acercarnos a la Palabra de Dios, meditando cada versículo. Las lecturas son las correspondientes a la liturgia del Miércoles de Ceniza: 
18 Lectura: Joel 2, 12-18 
Salmo 51 (50), 3-4. 5-6a. 12-13. 14 y 17 
2da Lectura: 2 Corintios 5, 20-6, 2 
Evangelio: San Mateo 6, 1-6. 16-18 

Preguntémonos: 
1. ¿Qué significado tenía el Miércoles de Ceniza para nosotros y qué nuevo aportan estas páginas? 
2. ¿Vives en familia esta celebración? Te has esforzado porque tus seres queridos comprendan el valor de este signo? 
3. ¿A qué te comprometes con el Señor en el tiempo cuaresmal que está por comenzar? 
4. Recuerda que el ayuno implica ayudar a otros: ¿Has pensado en que necesite de tu ayuda?

Oración 
Amado Señor Jesucristo, me presento ante Ti con mi fragilidad y con la humildad de mi ser, dándote gracias por las maravillas que has obrado en mi vida y porque aun con mi pecado no te has apartado ni me has quitado tu favor. Te ruego, por la misericordia de tu amor y de tu Gracia, que la ceniza con que voy a signar mi frente sea para mí fuente de conversión y esperanza, concédeme la fuerza para renunciar al pecado y renacer a la vida en tu Nombre. María Santísima, Madre y Maestra en la humildad y el servicio, guianos en este camino cuaresmal que vamos a iniciar y no permitas que lleguemos al día de la resurrección de tu Hijo con el corazón lleno de odio, pecado y resentimiento. Amén.

La Catedral de San Pedro, Apóstol. Febrero 22

Esta fiesta se remonta al siglo IV, y con ella se rinde homenaje al primado y la autoridad de San Pedro, primer Vicario de Cristo en la tierra. La palabra "catedra' significa asiento o trono, y es la raiz de la palabra catedral": la Iglesia donde un obispo tiene el trono desde el que gobierna, rige y santifica la porcion del pueblo de Dios que se le ha encomendado. El actual Vicario de Cristo, el Papa Francisco, nos exhorta con estas palabras: "Hagamos nuestras las palabras de Pedro: "Tu eres el Mesias, el Hijo del Dios vivo' (Mt 16, 16). Que nuestro pensamiento y nuestros ojos estén fijos en Jesucristo, inicio y fin de cada accion de la lglesia. El es el fundamento y nadie puede poner otro cimiento (1 Cor 3, 11). El es la "piedra' sobre la cual debemos construir. Lo recuerda con palabras expresivas San Agustin cuando escribe que la lglesia, viéndose agitada y sacudida por las vicisitudes de la historia, no se cae, porque esta cimentada sobre la piedra de donde Pedro tomo el nombre, pues piedra no viene de Pedro, sino Pedro de piedra, como tampoco Cristo viene de cristiano, sino cristiano de Cristo La roca es el Mesias, cimiento sobre el que también Pedro mismo esta edificado". En los primeros siete anos de la Iglesia, la sede o Catedra de San Pedro estuvo en la ciudad de Antioquia, actual Turquia, siendo luego trasladada por el mismo apostol Pedro a Roma. Oremos en este dia de manera especial por el Papa y los demas obispos, para que sigan fieles a la mision que Dios les ha encomendado.

Gratitud

Agradécelo todo. La gratitud es el solvente que diluye la queja. El toque mágico que atrae la abundancia. La decisión de no renegar. La posibilidad de darle paso abierto a la alegría. La mayor prueba de nuestra humildad.

Agradécelo todo. Agradece por estar, por ser, por tener, por ganar, por perder, por ir, por venir, por intentar, por errar, por conocer, por sentir. Si agradeces, tu cuenta espiritual ganará intereses. Tus ojos verán nuevos colores. No escucharás ruidos, sino melodías. Tu vida será una gran caricia. Te harás invencible.

Agradécelo todo. No te quejes del llanto, celebra que lo escuchas. No lamentes el pasado, agradece el tiempo que has vivido. No reniegues de tu familia, alégrate de no estar solo. El vaso siempre está medio lleno; jamás, medio vacío. No hay cosas que olvidas, hay cosas que recuerdas.

Agradécelo todo. No es más que un asunto de enfoque. Tú eliges ver virtudes o defectos. Premiar o castigar. Tienes dos fichas.

Trasciende tus miserias… Agradécelo todo. ¡Que Dios te bendiga!

Oremos por nuestros padres.

Gracias, Señor, por las enseñanzas que todos los días recibimos de Ti y que nos hacen crecer en la fe. Hoy, te suplicamos que nuestra fe sea capaz de romper cualquier barrera que se presente, especialmente si es puesta por los hombres con tal de encontrarte a Ti y alcanzar tu perdón. No permitas que las cosas del mundo gobiernen nuestra vida ni tampoco que el egoísmo o los caprichos nos alejen de Ti. Ayúdanos para que el pecado no llegue a nuestra vida; pero si caemos, danos la oportunidad de levantarnos, acercarnos a Ti y recibir tu perdón en el sacramento de la Reconciliación. Bendice, Señor, de manera especial a los padres de familia que sufren el olvido de sus hijos y a aquellos que tienen la carga de la enfermedad o el desempleo. María Santísima Virgen Inmaculada, fortalece con tu intercesión a cuantos sufren el dolor de la soledad y de la enfermedad, y haz que en nuestras vidas solo reine tu adorado Hijo, Jesucristo nuestro Señor. Amén

Nuestra Señora de Lourdes - Febrero 11

El día sábado, la Iglesia propone honrar las virtudes de la Santísima Virgen María, y hoy, conmemoramos su advocación en Lourdes, recordando la aparición que hizo en la gruta de Massabielle, a orillas del río Gave (Lourdes, Francia), el 11 de febrero de 1858, a tres niñas: Bernadette Soubirous, su hermana Marie Toinete y su amiga Jeanne Abadie. Por cinco meses, la Virgen se le apareció a Bernadette, provocando multitudes que se acercaban para rezar y poder observar a la hermosa Señora, pero la Virgen solo se le aparecía a ella. La Virgen le pedía: "Construye aquí un santuario para orar y hacer penitencia por la conversión de los pecadores La niña le preguntó el nombre a aEl día sábado, la Iglesia propone honrar las virtudes de la Santísima Virgen María, y hoy, conmemoramos su advocación en Lourdes, recordando la aparición que hizo en la gruta de Massabielle, a orillas del río Gave (Lourdes, Francia), el 11 de febrero de 1858, a tres niñas: Bernadette Soubirous, su hermana Marie Toinete y su amiga Jeanne Abadie. Por cinco meses, la Virgen se le apareció a Bernadette, provocando multitudes que se acercaban para rezar y poderquella Señora, y en la decimosexta aparición, le respondió: "Yo soy la Inmaculada Concepción". Luego de la última aparición, ocurrida el 16 de julio fiesta de Nuestra Señora del Carmen Bernadette ingresó a la Orden religiosa de las hermanas enfermeras, a la edad de 22 años, y permaneció allí hasta su muerte a los 34 años de edad. El Papa León XIII aprobó en 1891 la festividad de la Aparición de la Inmaculada en Lourdes el 11 de febrero, y el Papa Pío X la hizo fiesta universal. Esta celebración mariana está unida a la vigésima quinta Jornada Mundial del Enfermo que, como recuerda el Papa Francisco, "en esta situación, por una parte la fe en Dios se pone a prueba, pero al mismo tiempo revela toda su fuerza positiva. No porque la fe haga desaparecer la enfermedad, el dolor o los interrogantes que plantea, sino porque nos ofrece una clave con la que podemos descubrir el sentido más profundo de lo que estamos viviendo; una clave que nos ayuda a ver cómo la enfermedad puede ser la vía que nos lleva a una cercanía más estrecha con Jesús, que camina a nuestro lado cargado con la cruz. Y esta clave nos la proporciona María, su Madre, experta en esta vía". Que nuestra Señora de Lourdes nos ayude a ser fuertes en la enfermedad y nos motive a visitar y animar a los enfermos, viendo en ellos a Jesús.

La Presentación del Señor - Febrero 02

"Oh Dios, hemos recibido tu misericordia en medio de tu templo. Como tu renombre, oh Dios, tu alabanza llega el confín de la tierra; tu diestra está llena de justicia". (Sal 47, 10-11)

La fiesta de la Presentación del Señor Jesús en el templo es llamada también la fiesta del encuentro. La sagrada liturgia muestra que Jesús va al encuentro de su pueblo. Cuando María Santísima y San José llevaron su niño al Templo de Jerusalén, tuvo lugar el primer contacto entre Jesús su pueblo, representado por los dos ancianos Simeón y Ana. La ley de Moisés mandaba que a los 40 días de nacido un niño fuera presentado en el templo. Hoy, dos de febrero, se cumplen los 40 días, contando desde el 25 de diciembre, fecha en la gue celebramos el Nacimiento de Jesús. Navidad, Epifania y la Presentación del Señor forman parte de un tríptico litúrgico. El origen de esta fiesta, con la bendición de los cirios y la procesión, hay que situarlo en Jerusalén, en siglo IV. La Presentación de Jesús en el templo tenía un marcado signo mariano: la purificación de la Virgen Maria. Junto a esta Solemnidad celebramos la Jornada Mundial de la vida Consagrada y como exhorta el Papa Francisco "el fortalecimiento y la renovación de la Vida Consagrada pasan por un gran amor a la regla y por la capacidad de contemplar y escuchar a los mayores de la Congregación. Así, el depósito, el carisma de una familia religiosa, queda custodiado tanto por la obediencia como por la sabiduría. Y este camino nos salva de vivir nuestra consagración de manera "light", desencarnada, como si fuera una teoría, que reduce la vida religiosa a una caricatura en la que se da un seguimiento sin renuncia, una oración sin encuentro, una vida fraterna sin comunión, una obediencia sin confianza y una caridad sin trascendencia". Que en esta Solemnidad de la Presentación del Señor elevemos nuestra oración ferviente por todos los religiosos y religiosas, para sigan entregando su vida y su servicio por el bien de la lglesia.