Carta sobre el Jubileo de la Divina Misericordia

"Misericordiosos como el Padre" 
"Estando él todavia lejos, lo vio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y lo besó efusivamente" (Lc 15, 20)
Hermanos, desde el 8 de diciembre de 2015 -en el marco de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción-, y hasta el 20 de noviembre de 2016 (solemnidad de Jesucristo, Rey Universal estaremos viviendo el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, una oportunidad que nos ofrece la Iglesia para que volvamos nuestro camino a Dios Padre, quien siempre nos espera con los brazos abiertos, 

Este Jubileo responde a la situación que está viviendo el mundo en la actualidad: individualismo, consumismo, explotación e injusticias. Ante las grandes heridas que sufre la humanidad, la Iglesia alza su voz y recuerda que hay un Dios que está esperando por nosotros para sanarnos y devolvernos la vida, pero que depende de nosotros buscarlo con libertad. 

Nosotros somos cristianos, hombres y mujeres de fe y compromiso: no podemos ser indiferentes ante la guerra, la corrupción, la violencia y los vicios que ahogan a nuestra sociedad. Cada uno de nosotros ha sido llamado por el Señor para ser su testigo, todo momento y lugar es indicado para mostrar al mundo el amor de Dios, que nosotros mismos hemos recibido de Él.

El Papa Francisco, al convocar este Jubileo tiene un objetivo claro: "Será un año de muchas gracias divinas, que el Señor esparcirá por todos los hombres, ya sean estos creyentes o no creyentes. Será un año para que las mujeres y los hombres salgan de su ensimismamiento (de pensar en sí mismos) y volverse hacia los demás usando la misericordia, el perdón, la comprensión, la ternura". Para alcanzar este objetivo, el Papa escribe esta carta, con la que da indicaciones pastorales para que todos celebremos adecuadamente este tiempo de Gracia. Dice el Papa: "Es mi deseo, que el Jubileo sea experiencia viva de la cercanía del Padre, como si se quisiera tocar con la mano su ternura, para que se fortalezca la fe de cada creyente y, así, el testimonio sea cada vez más eficaz" 

Indulgencia: "No son remisión de los pecados, como algunos erróneamente piensan, sino remisión de las penas temporales debidas por los pecados cometidos y ya perdonados. En efecto, en el Sacramento de la Confesión, el penitente se libera del pecado, recupera la Gracia de Dios, pero la justicia exige una reparación por los pecados cometidos, la cual se realiza por medio de los esfuerzos de esta vida o de la otra, en el Purgatorio. Pero la Iglesia se preocupa por abreviar o suprimir a sus fieles también esta pena temporal, ofreciéndoles diversos medios para obtener su condonación total (indulgencia plenaria) o parcial

El Papa nos invita a descubrir el rostro de un Dios que nos ama y que nos perdona "olvidando completamente el pecado cometido". Como aspectos relevantes de esa sencilla carta, destacamos los siguientes:
  1. Indulgencia a todos los cristianos que se esfuercen por vivir este Jubileo con esmero y dedicación. 
  2. Indulgencia para los creyentes que hagan una breve peregrinación hacia la catedral o demás templos que disponga cada obispo, con un deseo profundo de conversión.
  3. Indulgencia para quienes asistan a los santuarios tradicionales de cada región, participando del Sacramento de la Reconciliación y la Eucaristía.
  4. Indulgencia para los enfermos y adultos mayores, que se ven limitados a desplazarse a los templos, pero que resguardan en su corazón una fe sencilla que, en medio del dolor y el sufrimiento, ama y anhela al Señor.
  5. Indulgencia para las personas privadas de su libertad, especialmente en los centros penitenciarios, que se esfuerzan por reconstruir su vida y reintegrarse a la sociedad; ellos "han tomado conciencia de la injusticia cometida y desean sinceramente integrarse de nuevo en la sociedad. Quienes no pueden asistir a la Eucaristía en sus cárceles, obtendrán la indulgencia "cada vez que atraviesen la puerta de su celda, dirigiendo su pensamiento y la oración al Padre".
  6. Indulgencia para quienes vivan y practiquen con amor las obras de caridad materiales y espirituales, ya que muestran al mundo el rostro misericordioso de un Dios que no se olvida de los que sufren.
  7. Indulgencia para los difuntos, por la oración e intercesión de los cristianos. A ellos estamos unidos por el testimonio de fe y caridad que nos dejaron".
  8. Indulgencia para los fieles que participen de los sacramentos en la Fraternidad de San Pío X, especialmente del Sacramento de la Reconciliación: "recibirán válida y lícitamente la absolución de sus pecados".
El Papa presta especial atención a la "modificación de la relación con la vida", que atraviesa el mundo moderno: la mentalidad generalizada desprecia la vida y no hace mucho por protegerla. El Papa se refiere particularmente a quienes han cometido el aborto. El diferencia entre quienes han abortado con una "conciencia superficial" de quienes "en cambio, viviendo ese momento como una derrota, consideran no tener otro camino por donde ir. Sé que es un drama existencial y moral. He encontrado a muchas mujeres que llevaban en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa".

Dios sabe como darte las cosas

Un día decidí darme por vencido… renuncié a mi trabajo, a mi relación, a mi vida. Fui al bosque para tener una última charla con Dios.
- "Dios", le dije. "¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido?"
Su respuesta me sorprendió…"
-Mira a tu alrededor", Él dijo. "Ves el helecho y el bambú?» 
- "Sí", respondí.
- "Cuando sembré las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien. Les di luz. Les di agua. El helecho rápidamente creció. Su verde brillante cubría el suelo. Pero nada salió de la semilla de bambú. Sin embargo no renuncié al bambú. En el segundo año el helecho creció más brillante y abundante y nuevamente, nada creció de la semilla de bambú. Pero no renuncié al bambú." Dijo Él. "En el tercer año, aun nada brotó de la semilla de bambú. Pero no renuncié" me dijo. "En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú. "No renuncié" dijo. "Luego en el quinto año un pequeño brote salió de la tierra. En comparación con el helecho era aparentemente muy pequeño e insignificante. Pero sólo 6 meses después el bambú creció a más de 100 pies de altura (20mts). Se la había pasado cinco años echando raíces. Aquellas raíces lo hicieron fuerte y le dieron lo que necesitaba para sobrevivir.

"No le daría a ninguna de mis creaciones un reto que no pudiera sobrellevar".

Él me dijo: "¿Sabías que todo este tiempo que has estado luchando, realmente has estado echando raíces?" "No renunciaría al bambú. Nunca renunciaría a ti. "No te compares con otros" me dijo. "El bambú tenía un propósito diferente al del helecho, sin embargo, ambos eran necesarios y hacían del bosque un lugar hermoso". "Tu tiempo vendrá" Dios me dijo. "¡Crecerás muy alto!"

- "¿Qué tan alto debo crecer?" pregunté.
- "¿Qué tan alto crecerá el bambú?" me preguntó en respuesta .
- "¿Tan alto como pueda?" Indagué.

Nunca te arrepientas de un día en tu vida. Los buenos días te dan felicidad. Los malos días te dan experiencia. Ambos son esenciales para la vida. Continúa… La felicidad te mantiene Dulce, Los intentos te mantienen Fuerte, Las penas te mantienen Humano, Las caídas te mantienen Humilde, El éxito te mantiene Brillante Pero sólo Dios te mantiene Caminando....

La Existencia de Dios

En el vientre de una mamá habían dos bebés. Uno preguntó al otro:
- "Tu crees en la vida después del parto?"
- El otro respondió: "Claro que si. Tiene que haber algo después del parto. Tal vez estamos aqui para prepararnos para lo que vendrá más tarde"
- "Tonterias", dice el primero."No hay vida después del parto. Que clase de vida seria esta? "
- El segundo dice: "No lo se, pero habrá más luz que la hay aquí. Tal vez podremos caminar con nuestras propias piernas y comer con nuestras bocas. Tal vez tendremos otros sentidos, que no podemos entender ahora."
- El primero contesto: "Eso es un absurdo. Caminar es imposible. Y comer con la boca!? Ridículo!. El cordón umbilical nos nutre y nos da todo lo demás que necesitamos. El cordón umbilical es demasiado corto. La vida después del parto es imposible."
- El segundo insistió: "Bueno, yo pienso que hay algo y tal vez sea diferente de lo que hay aquí. Tal vez ya no necesitemos de este tubo físico. "
- El primero contesto: " Tonterías, además, de haber realmente vida después del parto, entonces porque nadie jamás regreso de allá? El parto es el fin de la vida y en el pos parto no hay nada más allá de lo oscuro, silencio y olvido. Él no nos llevará a ningún lugar.
- "Bueno, yo no lo se", dice el segundo "pero con seguridad vamos a encontrarnos con Mamá y ella nos cuidará. "
- El primero respondió: "Mamá, tu realmente crees en Mamá? Eso es ridículo.
- Si Mamá existe, entonces, donde esta ella ahora?"
- El segundo dice: "Ella esta alrededor nuestro. Estamos cercados por ella. De ella, nosotros somos. Es en ella que vivimos. Sin Ella, este mundo no sería y no podría existir."
- Dice el primero: "Bueno, yo no puedo verla, entonces, es lógico que ella no existe."
- El segundo le responde a eso: "A veces, cuando tu estas en silencio si te concentras y realmente escuchas, tu podrás percibir su presencia y escuchar su voz amorosa allá arriba."

Así es como un escritor húngaro explico la existencia de Dios.

Seis bellas y cortas historias

Espero te gusten estas seis pequeñas historias, son tan pequeñas que sólo te tomará un minuto leerlas. 

1.- Un día los hombres del pueblo decidieron rezar para pedir que lloviera. El día del rezo, toda la gente se reunió, pero solo un niño llegó con sombrilla. Eso es FE.

2.- Cuando tiras a un bebé en el aire y se ríe es porque sabe que lo atraparás de nuevo. Eso es CONFIANZA.

3.- Cada noche nos vamos a dormir, sin la seguridad de que estaremos vivos a la mañana siguiente, y sin embargo ponemos la alarma para levantarnos. Eso es ESPERANZA.

4.- Hacemos grandes planes para mañana a pesar de que no conocemos el futuro en lo absoluto. Eso es SEGURIDAD.

5.- Vemos el sufrimiento en el mundo y a pesar de ello nos casamos y tenemos hijos. Eso es AMOR.

6.- Había un anciano con la siguiente leyenda escrita en su camiseta: “No tengo 70 años, Tengo 16 con 54 años de experiencia”. Eso es ACTITUD.

Vive tu vida así, con Fe, Confianza Seguridad, Amor y Actitud.

Trabaja por tus Sueños

Empezando año hay muchas cosas a las que las personas hacen promesas. Como los alquimistas buscaron la piedra filosofal. Creían que con ella convertirían en oro otros metales y sería la panacea. Muchos se desgastan en buscar la forma de hacer promesas y se llenan de buenas intenciones, pero al final del año solo encuentran frustraciones por las cosas no realizadas. Soñemos y trabajemos porque se hagan realidad estos sueños, colocandolos en manos de Dios si han de ser para nuestro crecimiento y su gloria.

Hoy en día muchos confían más en el azar que en sus talentos. Sueñan con golpes de suerte como en los cuentos de hadas. Si la frustración mira en nuestra alma es porque aún no hemos descubierto nuestros talentos o los usamos mal. Así como Rubens se realizó con sus actitudes pictóricas, todos tenemos dones suficientes para triunfar. Algunos ni conocen sus dones por compararse con los demás, otros los entierran, o los subutilizan. Nosotros rindamos al ciento por ciento. Planeemos nuestros propósitos con metas a corto, mediano y largo plazo, escribamoslos y tengamolos en un sitio donde podamos revisarlos con frecuencia. Seamos realistas en nuestros cálculos y pongamos nuestras metas en manos del Creador. 

Quien se ama así mismo ejercita sus talentos con constancia y no excusa en la mala suerte los problemas que nacen de las malas acciones o de la omisión.

Por eso este año no es el mejor por lo que hiciste el 31, sino por lo que construyas con tus dones talentos y carismas. Ánimo el Señor está contigo.

Amar para ser libres

Marcos 6, 45-52.
Meditación del Papa Francisco
Una sesión de yoga no podrá enseñar a un corazón a sentir la paternidad de Dios, ni un curso de espiritualidad zen lo hará más libre para amar. Este poder lo tiene sólo el Espíritu Santo. Al día siguiente al de la multiplicación de los panes los discípulos se asustan al ver a Jesús caminando hacia ellos sobre el agua. No habían entendido el milagro de los panes, porque su corazón se había endurecido.

Un corazón puede ser de piedra por muchas razones. Por ejemplo, a causa de experiencias dolorosas. Les pasa a los discípulos de Emaús, temerosos de ilusionarse de nuevo. Le sucede a Tomás, que se niega a creer en la resurrección de Jesús. Y otro de los motivos que endurecen el corazón es el cierre en sí mismo: Hacer un mundo en sí mismo, cerrado. En sí mismo, en su comunidad o en su parroquia, pero siempre cerrado. Y el cierre puede tener que ver con muchas cosas: pero pensemos en el orgullo, en la suficiencia, pensar que soy mejor que los demás, incluso en la vanidad, ¿no?

Existen el hombre y la mujer-espejo, que se cierran en sí mismos para mirarse a sí mismos constantemente. Pero, tienen el corazón duro, porque están cerrados, no están abiertos. Y tratan de defenderse con estos muros que hacen a su alrededor. […] El corazón, cuando se endurece, no es libre y si no es libre es porque no ama: así terminaba el apóstol Juan en la primera lectura. 

El perfecto amor echa fuera el temor: en el amor no hay temor, porque el temor supone un castigo, y el que teme no es perfecto en el amor. No es libre. Siempre tiene el temor de que suceda algo doloroso, triste, que me haga ir mal en la vida o arriesgar la salvación eterna... Pero tantas imaginaciones, porque no ama. 

Quien no ama no es libre. Y sus corazones se endurecieron, porque todavía no habían aprendido a amar. (Cf Ho milía de S.S. Francisco, 9 de enero de 2015, en Santa Marta).

Melchor, Gaspar y Baltasar

El testimonio de los Magos de Oriente, que celebramos el día 3 de enero, aporta para nuestra vida valiosos elementos para tomar conciencia de la llamada que Dios nos hace y lo que tenemos que hacer como creyentes: servir al Padre, anunciar su amor y transformar el mundo. ¿Quiénes eran estos hombres? ¿De dónde venían? ¿Que simbolizan? Las respuestas nos les da el Papa Benedicto XVI, en su libro La Infancia de Jesús.

Para comenzar, el texto evangélico que menciona a estos personajes es Mateo 2, 1-12; enmarcando la narración en el reinado de Herodes. En el mundo de nuestra Sagrada Biblia, el término "mago", hace referencia a un sabio, un sacerdote o hasta un hechicero; lo importante es comprender que todas estas formas de religiosidad y sabiduría, se someten al resplandor de la estrella de Cristo, Dios Encarnado Dice el Papa Benedicto XVI que "los diversos significados del término mago que encontramos aquí, hacen ver también la ambivalencia de la dimensión religiosa en cuanto tal. La religiosidad, puede ser un camino hacia el verdadero conocimiento, un camino hacia Jesucristo". En el relato de San Mateo se entiende la palabra "mago como sabiduría filosófica y religiosa, caminos que si son bien transitados, conducen a cristo. Su conocimiento científico de las estrellas, el culto y la sabiduría, no les impidió encaminar su vida hacia el encuentro de un humilde Niño: su Salvador. 

"Que los Magos fueran en busca del rey de los judios guiados por la estrella y representen el movimiento de los pueblos hacia Cristo, significa implicitamente que el cosmos habla de Cristo, aunque su lenguaje no sea totalmente descifrable para el hombre en sus condiciones actuales" (Papa Benedicto XVI). Jesús no solo es la respuesta, la guia y la meta de los creyentes, sino de toda la humanidad, aun cuando sea pagana venga oriente (de donde vinieron los opresores del de Israel. ayuda a repensar la acogida y el trato que le estamos dando a otras denominaciones religiosas, con las que en ocasiones somos irrespetuosos olvidando que ellos también son hijos de Dios y participan, a su modo, de la obra redentora del Señor. 

El largo viaje que realizan los Magos desde sus tierras, entra en choque con la vida quien quiere acabar con el brillo de la Salvación; anhela terminar con de un inocente niño con tal de no obstaculizar sus proyectos, Hermanos, cuánto nos enseña esto hoy, en un momento en el que la vida es poco valorada y se vulneran los derechos de los más débiles, sin pensar que pueden estar privando al mundo del brillo de una hermosa estrella.

El rey que ellos buscaban no se encontraba en el palacio, sino en una humilde pesebrera, frágil y acompañado del amor de sus padres. Esto, nos debe mostrar que el verdadero orgullo y honor no están en el dinero, sino en lo que nos hace personas e hijos de Dios. Comprendiendo esto, dejaremos atrás la mentalidad interesada, tratando a las personas por lo que son y no por lo que tienen 

Por último, resaltamos la adoración que estos hombres -sabios y entendidos le brindaron a un pequeño Niño recién nacido: "Entraron en la casa, vieron al Niño con María, su Madre, y cayendo de rodillas lo adoraron" (Mt 2, 11). Postrarse es una manera de homenajear a Dios, que es Rey; de aquí se explican los dones que a continuación ofrecen los Magos: "La Tradición de la lglesia ha visto representados en los tres dones -con algunas variantes- tres aspectos del misterio de Cristo: el oro haría referencia a la realeza de Jesús; el incienso al Hijo de Dios y la mirra al misterio de su Pasión", continúa diciendo el Papa Benedicto. 

Hermanos, esta sencilla mención a los Magos de Oriente nos permite abrir la perspectiva y comprender que la ciencia no se opone a la religión; que todos somos hijos de Dios y que sea cual sea nuestra religión, estamos llamados a servir a la humanidad la ciencia y la religiosidad, correctamente vividas, llevan a conocer a Jesús; el poder y la dignidad no dependen del dinero (Herodes), sino de lo que somos en el interior (Jesús); el mensaje del Señor es para toda la humanidad, incluso para los más alejados (Oriente en aquel entonces); no podemos pasar por encima de la vida de los más débiles con tal de conseguir lo que queremos; todo lo que somos debe ser ofrecido al Rey de reyes y Señor de señores. Solo a El se le rinde honor y gloria con el corazón 

Que el ejemplo de estos hombres, que lo dejaron todo por buscar al Señor en su propio estilo de vida, nos permita crecer como cristianos, teniendo claro que El nos llama desde lo que somos, y que no nos pide nada que no podamos entregar. Que este Nuevo Año sea de bendiciones y crecimiento para cada uno de nosotros, de manera que caminemos alegres como los Magos de Oriente, tras la estrella del Señor, anunciando su Salvación.

La Epifanía del Señor

"Miren que llega el Señor del señorío: en la mano tiene el reino, y la potestad y el imperio".

Éste primer domingo del año, nos presenta la Epifanía del Señor. Vemos como Dios se ha manifestado al mundo desde una experiencia de amor única e inconfundible. Su divinidad se hace parte de nosotros, Toma rostro humano. El rostro de Dios no resplandece en las cosas portentosas exclusivamente, su rostro resplandece desde la sencillez. También nosotros somos invitados a "levantarnos y a resplandecer" con actitudes que reflejen el verdadero rostro de Dios, es decir la misericordia. Esta tarea la podemos llevar a cabo si confiamos en esa gracia que tenemos de llevar muchos dones y talentos para el servicio de los demás. Es una riqueza que hará de nuestra Iglesia un resplandor de bendiciones. Como cristianos somos un solo cuerpo, y por eso debemos trabajar en unidad y fraternidad. No seamos como Herodes, no tengamos envidia de la riqueza de los demás y que eso nos lleve incluso a quitarlos del camino. Como aquellos hombres que siguieron la estrella, nosotros hoy la seguimos, es la estrella de la misericordia de Dios que nos conduce a ver su rostro en las personas que sufren y postrarnos ante ellas con sencillez. Abramos los cofres de la solidaridad, el perdón y la paz, para que sean las ofrendas que el mundo de hoy necesita y así Dios se siga manifestando por medio de nuestras buenas acciones. La Solemnidad de la Epifanía, es la celebración de la "Manifestación", lo que quiere decir, que Jesús se revela a todos los pueblos del mundo, representado en los Magos de Oriente: hombres de otras culturas y que practicaban otras religiones. Por tanto, la salvación que se manifiesta en el Señor, no se limita a religiones, sino que alcanza a todos los hombres y mujeres de la historia.

Señor Jesús, que al contemplar hoy a los Magos de Oriente que te buscan con sus ofrendas, también nosotros nos animemos a encontrarte para entregarte lo mejor de nuestra vida: el oro de la fe piadosa y entregada a ti, el incienso de la oración y la mirra de una vida fiel a ti, que no se deja vencer por las dificultades, sino que se aferra a tu misericordia. Aleja, amado Señor, los caminos que no nos llevan a Ti y dirige nuestras vidas para que sólo sigamos los senderos del amor, el respeto y la ayuda a los más necesitados. Santísima Virgen María, que junto a San José, llevabas en tus brazos al Niño Jesús cuando recibieron la visita de los Magos, hoy te queremos honrar y venerar como Madre de nuestro Salvador, y te suplicamos que nos acompañes en todos los momentos de nuestra vida, y que siempre nos muestres la estrella que tenemos que seguir para entrar en la presencia de Dios. Amén.

*Tomado del Libro de lecturas "Minutos de Amor"

Empezar el año con Gratitud

La gratitud es la llave de la abundancia y el camino para reconocer todos los regalos que la vida nos ofrece a cada paso. El inicio de un nuevo año es una época para darnos cuenta de todo lo que ha significado el año que termino y los aprendizajes que nos ha dejado, teniendo presente todos los momentos felices y maravillosos y también aquellos que quizá no fueron fáciles, pero que permitieron fortalecer nuestro interior y aprender de perdón, aceptación, humildad o confianza. Todo lo que sucede en nuestra vida es una oportunidad para crecer si estamos abiertos a mirar más allá de la dificultad y encontrar la enseñanza que trae.

Céntrate en este nuevo año en limpiar tu corazón de todo el exceso de equipaje que pueda haber, soltando culpas, rencores o miedos y en su lugar trayendo pensamientos que te produzcan tranquilidad, amor y libertad. Solamente nuestros propios pensamientos pueden lastimarnos o pueden darnos paz. Este es un buen momento para permitir que la paz surja en nuestro interior permitiendo que la Luz Divina brille en nosotros y se expanda a través de pensamientos que se centran en agradecer, bendecir y amar.

Consagración a María Santísima, Madre de Dios y Madre Nuestra

María Madre de Dios, ruega por nosotros.


Amada Virgen María, Tú eres la protectora del Verbo Encarnado y la intercesora de todos los bautizados, por eso te damos gracias y te bendecimos en todo momento. Te rogamos, Madre del Cielo, que nos guardes junto a tu pecho, libres de todo pecado y peligro, de manera que no exista en nosotros algo indigno de tu amor. Cuida nuestra familia, trabajo y apostolado, para que nunca nos falte, por tu oración, lo que necesitamos para vivir con dignidad. Mira con bondad a nuestros enfermos, abuelos y niños, y a todos los que sufren abandono y soledad, para que tu amor los llene de esperanza y los afirme en su fe. A Ti nos entregamos y en Ti confiamos, seguros que nos llevarás al encuentro de tu adorado Hijo, nuestro Salvador. Amén

Comienzo del Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia

8 de diciembre de 2015 - 13 de noviembre de 2016.

"Misericordiosos como el Padre" Lc 15, 11-32
"Dios, Padre Misericordioso, que has revelado tu amor en tu Hijo Jesucristo y lo has derramado sobre nosotros en el Espíritu Santo; te encomendamos hoy el destino del mundo y de todo hombre. Inclínate hacia nosotros, pecadores; sana nuestra debilidad; derrota todo mal; haz que todos los habitantes de la tierra experimenten tu Divina Misericordia, para que en Ti, Dios uno y trino, encuentren siempre la fuerza de la esperanza y del amor. Padre Eterno, por la dolorosa Pasión, Muerte y Resurrección de tu Hijo, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero". Amén.

Papa San Juan Pablo II